Digitalización
Un mecanismo de agilidad para cualquier gobierno
Por @chuycepeda
onesmart.city

Digitalización

Un mecanismo de agilidad para cualquier gobierno



Del post anterior nos queda que la 4ta revolución industrial viene dotada de una amalgama tecnológica que incluye mundos físicos, digitales y biológicos; prometiendo una experiencia nunca antes vista por la humanidad. La aceleración que conlleva nos orilla a replantearnos cómo podemos adaptarnos como economías locales y globales y cómo las organizaciones y gobiernos pueden seguir agregando valor a la calidad de vida del ser humano. Este proceso de adaptación hacia nuevos niveles de moralidad y prosperidad económica, implica un mecanismo de agilidad que solo conseguiremos mediante la innovación de sistemas que habiliten la colaboración fluida entre industria, academia y sector público. Aquí viene entonces el término Digitalización.

Digitalización es la incorporación de la automatización, virtualización, aplicaciones analíticas avanzadas, y otras tecnologías digitales en sus operaciones, para que las organizaciones puedan ser capaces de racionalizar sus procesos.

Como promesa de modernidad se estipula que las organizaciones no digitalizadas serán destinadas al estancamiento. Así, las grandes compañías que giran entorno al poder de cómputo y conectividad ofrecen soluciones bastante amplias para acompañar el viaje del mundo análogo al nuevo mundo digital. En el caso del sector público, aunque prometen un gran potencial de eficacia, estas amplias soluciones terminan costando millones y mucho tiempo para ser adoptadas. Tiempo de adopción que normalmente rebasa el tiempo de administración de un gobernante.

Entonces, el gran reto reside en responder a la pregunta

¿Cómo podríamos evitar el estancamiento de nuestras ciudades si nuestros procesos de gobernanza demandan por ser digitalizados, pero nuestros gobernantes no consiguen implementarlo en un solo periodo de gobierno?

Si bien, la reelección suena a una respuesta coherente, es la agilidad en digitalizar lo que promete un futuro próspero. Entendamos que uno de los beneficios elementales en el proceso de digitalización es el combate efímero a la corrupción mediante un proceso de inclusión y suma de voces que permite la disminución de esfuerzos duplicados, tiempos muertos, carga de trabajo, y atención en ventanillas, lo que usualmente cierra la puerta de la transparencia.

Así, no se trata de transformar gobiernos de la noche a la mañana, si no de ir poco a poco ‘subiendo a todos al barco’ disminuyendo los procesos análogos. A través de SmartUNO, en OneSmart.City pretendemos comenzar por un enfoque hacia la digitalización de la labor del servidor público en atención al ciudadano. Así no solo creamos una huella digital de conversaciones transparentes si no que promovemos el rol de los ciudadanos como generadores de conocimiento y aprendices de lo digital, mostrando abiertamente el accionar de gobierno para atenderlo. Digitalizamos la entrada y la salida de información en el enlace más directo entre gobierno y ciudadanos. Tal y como cualquier empresa buscara agilizar la interacción con sus clientes para servirles mejor.

La digitalización en un solo periodo de administración es posible si lo vemos como un proceso por etapas. Disminuimos lo análogo, servimos con lo digital, así hasta voltear hacia el pasado y descubrir cómo hemos logrado la adopción sencilla y la modernización que prometa la prosperidad económica y el crecimiento inclusivo.

Este proceso en países más desarrollados como en EUA, promete según McKinsey Global Institute un valor adicional de $2.2 trillions en PIB anual para el 2025 y hasta un 50% en aumento en la eficiencia adicionales al ahorro en tiempo y dinero que esto generará. Por si fuera poco, este país ya cuenta incluso con una iniciativa de ley denominada FOSSA (Free and Open Source Software Act), buscando disminuir no solo los procesos análogos si no también los contratos del sector público con licenciamientos propietarios, promoviendo el uso de código libre que pueda ser compartido entre diferentes dependencias e instituciones públicas. Nuevamente, SmartUNO está construido sobre nuestra propia infraestructura de software libre (MBoilerplate).

Más adelante en el futuro, será la inteligencia artificial la que tome las riendas en esta 4ta revolución industrial que atravesamos. Pero por ahora está totalmente en nuestras manos el comernos al elefante en pequeñas raciones, es decir, el mejorar la alfabetización digital, entender el uso de las tecnologías, las redes sociales y los compromisos de nuestras identidades en línea como formas de participación democrática; enfocados en la digitalización que facilite la labor del servidor público. Recordemos siempre que el progreso viene siempre de las pequeñas acciones diarias.

- Chuy Cepeda

¿Te gustó? Comparte en tus redes sociales:


ó, has clic para

Volver al blog